Logo Shell

Se encuentra usted aquí

Carlos Sainz: "A mí nadie me enseñó a pilotar"

 

Entrevista realizada por diario MARCA

PREGUNTA. ¿Antes de nada, se considera una leyenda?

RESPUESTA. No, yo me siento un deportista que ha tenido la suerte de ganar dos Mundiales y otras cosas importantes para este país, de ser el primero en ganar en rallies cuando no eran muy conocidos y me siento orgulloso, pero tanto como para leyenda es algo muy grande y no sé si es para tanto.

P. Qué modesto, cuando se fue del Mundial, sus rivales dijeron que era usted el mejor de la historia.

R. Fue un gran detalle, cierto. Una encuesta entre pilotos y jefes de equipo de todas las épocas y me eligieron el mejor en aquél entonces. Para mí eso, te digo la verdad, fue un homenaje y una satisfacción casi o más que cualquier otro titulo o reconocimiento, porque que tus compañeros tengan ese reconocimiento a una trayectoria es muy bonito.

P. ¿Lo del Matador al principio no le gustaba no?

R. Ni me gustaba ni me disgustaba. Yo nunca había ido a una corrida de toros, pero se ve que en el extranjero los toros y las fiesta la gente lo relacionaba y lo de Matador yo les inspiraba algo de aquello, no se muy bien. Y Matador, Matador, Matador y hasta hoy. No me disgusta porque lo hacían con respeto y con cariño, así que me tenia que gustar.

P. Igual le gustó más lo de ‘Ojos de gato’ -la Prensa italiana le bautizó así en San Remo 88 por apalizar a los Lancia de noche y con niebla-.

R. Ahí tuve que aprovechar la oportunidad, son de esas veces en la vida que uno sabe que tiene la oportunidad de hacer algo importante, me había preparado para hacerlo y lo sabia el día que me levanté y ví la lluvia y la niebla. Dije 'me da igual con dos ruedas motrices tengo intentar ir a por todas’ y tuve la suerte que tras dos días de lluvia y niebla a pesar de pelear con los Lancia, llegamos primeros con seis Lancia detrás al final de la etapa que era en Milán al lado de la fábrica FIAT y fue un pequeño homenaje que me hizo a mí mismo (risas) porque Cesare Fiorio había elegido a mi compañero Didier Auriol para que fuese el piloto Lancia en aquél entonces y fue mi pequeña venganza.

P. Es que los españoles eran pilotos de asfalto y no valían para nada, decían…

R. Era era un poco la leyenda. Es cierto que en España se corría en asfalto y de ser algo pues éramos especialistas en esa superficie, al igual que los franceses e italianos. Los nórdicos eran los especialistas en tierra y las marcas iban eligiendo. Yo hay algo que me propuse en aquél entonces y creo con mucha humildad que conseguí. Dije 'pero bueno, esto por qué es, si eres bueno lo tienes que ser en todas las superficies y si quieres ser campeón del mundo porqué narices no puedes ir rápido en Finlandia o en el RAC de Inglaterra'. Me lo propuse y tuve la suerte de conseguirlo.

P. Cuenta la leyenda que casi se deja la oferta de Ove Anderson para fichar por Toyota, escrita en un papel, en una habitación de hotel...

R. Sí, pero no fue así exactamente. Acaba el Rally San Remo 88, pero como soy muy despistado había perdido la llave de la habitación, que era de las de antes, llave, llave, grande. Cada vez que entraba en la habitación toda esa semana tenía que abrirme con la llave maestra el conserje, que me acompañaba y así yo no pasaba por la recepción, que era donde todos dejaban el llaverón aquél. Al acabar el rally dejó Ove -director entonces de Toyota- en el casillero de la llave una nota diciendo 'Carlos, quiero hablar contigo, estoy en esta habitación ponte en contacto con nosotros cuanto antes'. Como no pasaba yo por recepción no vi la nota, y yo tan tranquilo paseando por el hotel, cruzándome con su mujer, que trabajaba con él, comiendo, y me sonreía muy simpática y yo decía, 'leñe, que simpática está' pero ni idea. Y en un momento dado me meto en el ascensor con el conserje y se mete ella.. 'Oye Carlos, ¿no has visto la nota?' me dice. 'No, ¿qué nota?', respondí. 'Es que te la hemos dejado hace dos horas y no contestas, no quieres…?', y yo dije '¿cómo que no quiero?, ¡claro, donde está que subo corriendo!'. Subí y allí estaban esperándome. Llegué tres horas tarde.

P. Y fichó por el… ¿mejor coche que ha pilotado en su carrera?

R. El Celica y Toyota fueron muy especiales, gané dos Mundiales con ellos. Pero no me gustaría destacar un coche por encima de todos los que he conducido. Creo que los coches que he llevado, con casi todos he ganado carreras y todos tienen su época, su momento, su historia, su trabajo de mucha gente detrás. Sí es cierto que el Celica era un coche al que me adapté muy bien, con el que fui muy cómodo y con el que tengo muy buenos recuerdos. Es uno de mis preferidos.

 

carlos-sainz-toyota-1990.jpg

 

P. Para ir cómodo cuentan de usted que su trabajo de puesta a punto rozaba la paranoia. A uno le pidió usted que le fabricara un milímetro de aluminio para ganar altura en un muelle...

R. Eso es mucha leyenda. Yo cuando iba a hacer test, iba a hacer test y si tenía que estar a las 8 yo iba a las 7.30 y si acabábamos a las 18 pues, acabábamos entonces. Si eso se le quiere llamar de otra manera, estupendo, pero yo aprovechaba el tiempo porque sabía que para mí era muy importante ir cómodo y la puesta a punto del coche, aprovechar el tiempo. Otros pilotos les daba pereza o no sabían qué hacer o cómo hacerlo. Yo me preocupaba y trabajaba con los ingenieros, pero de ahí a paranoia, en absoluto. Ocupaba el tiempo, hacía los deberes, los neumáticos probados, etc, llegar lo mejor posible a un rally.

P. Más leyendas…

R. Demasiadas leyendas me parecen a mí…

P. Me contaron que llegó Ud. a detectar una falta de presión de 200 gramos en el turbo cuando llegaba a 6.000 vueltas y que hasta que lo metieron en agua no detectaron una minifisura...

R. Eso es leyenda… sí es cierto que conozco bien los coches y si hay anomalías lo notaba, pero de ahí a eso no lo sé. Mira, el otro día con Peugeot preparando el Dakar avisé de un problema con una válvula que ayuda a que el coche tenga un poco más de bajos en el motor y yo noté en un momento dado que el coche tenía un pelín menos de bajos. Se lo dije al ingeniero, lo vieron y se empezaron a reír. 'Todos los pilotos habéis tenido el mismo problema pero sólo tú te has dado cuenta', me dijeron. Eso también es porque me fijo, me preocupo y me he trabajado esa sensibilidad. También era por egoísmo porque trabajando y mejorando el coche luego iba air más rápido y con menos riesgo. Invertía en mi éxito.

P. Lo que sí fue el primero es en cuidar la preparación. Por entonces por la noche sus compañeros salían por ahí. El que no fumaba, bebía...

R. Eso sí que son leyendas. La gente se cuidaba… sí que tanto Luis y yo nos preparábamos físicamente y, en ese momento en el Mundial lo de prepararse quizás no estaba tan de moda como ahora o como luego se puso. Recuerdo que llevábamos en el camión de asistencia una bicicleta estática para esas etapas por ejemplo en Montecarlo que llegabas de noche o te le levantabas a las tres de la mañana -los entrenamientos eran libres entonces- y en el momento que tenías un rato podías hacer algo de deporte, pero eso tampoco tiene mucho mérito porque a mí me gusta mucho el deporte y cuando te gusta algo no cuesta tanto.

P. Alguno de sus rivales fumaba dentro del coche, no lo niegue…

R. No, bah, yo no lo he visto (ríe), es de otra época que no es la mía… leyendas de los 80 quizás.

P. ¿Hubo un momento en el que Luis era más famoso que Carlos?

R. No lo sé, dímelo tú. Yo creo que la pareja Sainz-Moya ha sido muy conocida por sus éxitos y luego la personalidad de Luís, que esa tremendamente agradable y simpático, le hacia ser muy popular.

P. ¿Reunirse para el Dakar de nuevo es imposible?

R. Bueno, yo creo que ya es un poco imposible, pero ¿por qué no?. Ahora Daniel Elena -copiloto de Loeb- va a correr con Sebastian sin tener ninguna experiencia en el Dakar. Es todo ponerse. Hablé con él alguna vez y tenía claro que no era el tipo de carrera que le va. Le daba más respeto por desconocimiento que por las propias capacidades que requiere tener un copiloto en el Dakar.

 

480.jpg

 

P. ¿Entonces lo de 'Ras' viene de los Pequeniques?

R. No lo sé. Cuando empiezo a correr el sistema de notas que utiliza es el de mi cuñado Juan Carlos Añoro. Y a su vez él venía de Lucas Sainz, campeón de España de ralles y miembro de los Pequeniques. Ya a tanto detalle no llego si él usaba el 'Ras'. Lo que sí sé es que mi cuñado lo usaba para ‘cortar’ y así me pareció una palabra válida para seguirla usando. Luego había otras más de mi cosecha como el 'Sasar', que era una abreviatura de 'sacrificar'… pero las notas cuando las entiendes son muy sencillas.

P. ¿Si hubiera podido 'arrancarlo' hasta dónde hubiera llegado?

B. (Se ríe) Bueno es que no se podía arrancar de ninguna manera porque cuando tienes un agujero así (hace el hueco con las manos) en el bloque, con una biela asomando por el costado era imposible. Lo que la gente no sabe es que había unas piezas determinadas, unas bielas, con las que Toyota había tenido problemas y en ese rally Gronholm, que era oficial Toyota, rompió otra biela. Didier Auriol rompe otra cosa, pero el día después, que había un acto para llevar a periodistas en los tramos, él mismo rompió otra biela a los 4 o 5 kms. Yo la rompí a falta de 300 metros. ¿Qué mala suerte? No, había un motivo, un número de bielas que no estaban bien y se rompieron todas. A mí me tocó ahí, jugándome un Mundial al lado de la meta

P. Y Makkinen con cuatro títulos….

R. Yo me fijo en lo mío, lo que hagan los demás, ‘puf'… estoy contento de los dos que tengo y de los subcampeonatos. Soy un privilegiado y ese reconocimiento del que hablamos antes para mí vale tanto o más que el título. Tengo que estar contento de lo que los rallies me han dado y me siguen dando.

P. ¿El squash -fue campeón de España- le hizo mejor piloto?

R. Es de los deportes que un piloto más debería practicar. Aeróbica y anacrónicamente es tremendamente duro, te pone muy en forma, requiere mucha coordinación, reflejos y tomar decisiones cuando uno está muy cansado. Psicológicamente e muy duro si vas igualado, además mejora la coordinación del ojo con la acción… es uno de los deportes que más puede compaginar un piloto y yo siempre lo recomiendo.

P. En que faceta de pilotaje era especialmente bueno?

R. Yo he sido muy autodidacta. Hoy te enseñan la técnica y va a una escuela a que te enseñen en tierra o asalto… pero yo fui autodidacta al cien por cien. A mi Juanjo (Lacalle, su mánager) me decia 'hay que ir muy fino, y las curvas largas cuando se cierran hay que aguantar por fuera' y tal, pero lo que es la técnica de pilotaje, en tierra, yo iba a mi aire. Un día veía que Blomqvist frenaba con la izquierda y decía 'ah, vale, pues lo voy a probar yo a ver cómo va' pero nadie me dijo 'hay que hacer esto por esto otro'. Hoy en día es muy diferente a todos los niveles.

P. Él Juanjo, dijo que tardó tres curvas en pensar que Ud. era muy bueno, pero ¿cuánto tardó Ud?

R. Uno mismo… ostras… en un momento te dices, 'yo creo que voy bien', pero cuánto nunca lo sabes. Soñar es gratis. Yo tenía una película del Rally de Suecia en Súper 8, con 14 años, que salía Vatanen con un Escort y yo la veía la veía y la veía y las cintas de Súper 8 se quemaban. Yo la mía la quemé de tanto verla y desapareció, pero aquello de la nieve para mi era lo más. ¿Yo algún día llegaré a conducir así o correr el Mundial?, me decía. En ese momento no había empezado, pero soñar ya soñaba.

P. Nos dijo hace poco, que se dio cuenta de quien era ud.de verdad con 10 años, cuando cerraron La Castellana solo para que usted se exhibiera con el Citroën.

R. Sí fue increíble aquél día. Creo que soy el único que ha entrado derrapando en La Cibeles y ha hecho trompos por la Puerta del Sol sin problemas, y con el Alcalde al lado...

P. ¿Le da consejos ya Sainz Jr. a Sainz Sr.?

R. Si, trata… (risas) Es muy reflexivo y se atreve a darme consejos, en el Dakar me dice 'tranquilo mañana haz esto y tal'… bueno está bien que se preocupe, que piense y que reflexione, y yo le escucho porque no tiene un pelo de tonto y los consejos suelen tener bastante sentido común. Carlos es muy intuitivo y tiene sentido común y hoy en día es un piloto que por respeto ya le tengo que escuchar no porque sea mi hijo, al revés, por sus capacidades. Le escucharé siempre, los consejos los he escuchado todo mi vida si vienen de alguien que respeto como piloto, como le respeto a él, con mucho más motivo. Pero bueno estos pelos blancos que veis es porque suelo anticipar bastante la jugada y trato de pensar antes de hacer las cosas, muy por delante.

P. Un pelo blanco que le da ya porte para aspirar a algún cargo… presidente federativo, por ejemplo, porque lo del Real Madrid ya pasó ¿no?

R. No tengo ahora ninguna ambición de ser presidente de la Federación o dueño de nada o dirigir un equipo de carreras. La etapa del Madrid fue interesante, pensaba en ese momento que podía aportar en la parte deportiva bastante, lo sigo pensando, pero pasó, el destino y otras cosas quisieron que a pesar de ganar no saliésemos y mi amor con el Madrid será eterno, sigo sufriendo y yendo al campo, nada más.

 

1444825990_extras_noticia_foton_7_3.jpg

 

P. Carlos bajó el otro día a la sauna por la mañana y ahí estaba usted ya una hora pedaleando dentro. 'Con 53 palos y dándome lecciones en esto también' bromeó su hijo. ¿Cómo lo hace para no perder la pasión?

R. Bueno, es que si decido hacer el Dakar eso implica madrugar, meterte con la bici a 45 o 50 grados para poder correr en Argentina, donde por cierto hace más calor que en África, para estar en condiciones. Yo respeto mucho el Dakar y mi carrera, lo que no voy a hacer es correr con un equipo oficial sin estar preparado.

Cuando das el paso a querer ir allí, en ese reto de ganar con Peugeot, con un dos ruedas motrices, considero normal prepararme a fondo. Si no estuviera dispuesto, me quedaría en casa. Y además, si me sirve para darle ejemplo a Carlos, mejor, que se de cuenta que su padre, con 53 años y sin nada que demostrar, cuando decide hacer una cosa, hay que hacerla de forma profesional, trabajando duro, con disciplina y actitud. Nunca pueden faltar, con 15 ó 50 años, en rallies o en F1.
P. Acabamos con el mejor recuerdo… ¿San Remo 90 con el título, 1.000 Lagos por ganar a los nórdicos?

R. Tengo muchos. Ganar el Mundial fue un hito, y el 1.000 Lagos también en 1990 era una cosa que sí me propuse antes, tiene un pensamiento y una forma de afrontarlo y lograrlo. Pero uno de los disgustos más grandes fue yendo líder del RAC de Inglaterra el año anterior, cuando aún era secreto –los tramos no se reconocían antes- con dos minutos de ventaja, se me rompió el árbol de transmisión a falta de dos tramos. Esa ha sido una de las decepciones más grandes, porque ganar el RAC en secreto era uno de mis objetivos. Luego lo gané al año siguiente, pero ya nos habían dejado pasar una vez por los tramos… haberlo ganado secreto hubiera sido…

P. ¿Su sucesor va en 'Cohete'?

R. Bueno yo creo que cada piloto es como es, cada uno tiene sus cosas, como yo tenía las mías, Sordo las suyas o 'Cohete' Suárez las suyas también. Este año ha ganado un campeonato, se depositó una confianza en él y lo ha hecho bien. Tienen un reto importante, el Cataluña, y luego correr un equipo semioficial el año que viene… tiene que aprovecharlo y seguir dando pasos para llegar lo más lejos posible.

Puedes acceder al texto original de MARCA en el siguiente enlace: http://www.marca.com/2015/10/18/motor/rallies/1445154886.html

ÚLTIMOS VÍDEOS

Horarios
Sesiones adultos
L a J de 18:00 h a a 23:00 h
V de 18:00 h a 00:00 h
S de 10:00 h a 00:00 h
D de 10:00 h a 23:00 h
Sesiones Junior
L a V de 18:00 h a  20:00 h
S, D y festivos de 10:00 h  a 17:00 h
Patrocinador Principal
Otros Patrocinadores
CARLOS SAINZ CENTER LAS ROZAS
Calle Bruselas, 3
Parque Empresarial Európolis
28232 Las Rozas (Madrid) Madrid
902170190 / 916407474
CARLOS SAINZ CENTER MADRID
Calle Sepúlveda, 3
Centro Comercial La Ermita
28011 Madrid (Madrid) Madrid
902170190 / 916407474