Carlos Sainz llega al Top 10 del Mundial tras terminar octavo en el GP de Hungría

 

Carlos Sainz se marcha de Budapest con un meritorio octavo puesto en el Gran Premio de Hungría, un gran resultado que saca más brillo a una temporada sólida para el piloto de la Scuderia Toro Rosso. La mejor prueba de ello es que con los puntos de hoy se aúpa a la décima posición en el campeonato mundial de pilotos.

Con una temperatura muy cálida, que ha superado los 50 grados sobre el asfalto –un dato poco favorable para el STR11–, el madrileño ha tratado de defender en la salida su magnífica sexta posición en parrilla, pero ha tenido que ceder una plaza a favor de Fernando Alonso, que salía desde el lado limpio de la pista, mientras que él ha tenido que traccionar desde la parte más sucia.

En algunas fases de la carrera, Carlos se ha demostrado más rápido que su compatriota, especialmente con el neumático superblando. El Toro Rosso ha rendido muy bien desde el primer stint de la carrera, una buena noticia para el equipo, pero en el sinuoso trazado húngaro es muy complicado adelantar y, a pesar de la presión que ha imprimido sobre el McLaren, se ha tenido que mantener por detrás de él.

Tras visitar los boxes por primera vez, ya con el primer set de blandos, Carlos ha intentado atacar de nuevo a su amigo y rival en las cuatro primeras curvas, ya que el de McLaren tenía algunos problemas de temperatura en el neumático, pero precisamente forzar el ritmo con la goma nueva también ha perjudicado a las de Carlos, que no ha podido alargar su stint con blandos tanto como hubiera deseado. En esa parte de la carrera, Kimi Räikkönen también ha superado a ambos gracias a una estrategia distinta y a un ritmo en su Ferrari netamente superior.

Finalmente, en la última parte de la prueba, Carlos ha vuelto a mostrar una velocidad prácticamente calcada a la del McLaren, aunque el adelantamiento ha sido inviable.

En esta fase de la carrera, el madrileño ha controlado en todo momento al Williams de Valtteri Bottas, que ha cruzado la meta por detrás de él. Su esfuerzo se ha centrado en Alonso, por si el bicampeón bajaba su ritmo en algún momento, pero el asturiano ha sido "un reloj, como siempre" y Carlos ha terminado el Gran Premio en la octava posición.

Con esta actuación, el español firma su octavo Gran Premio en la zona de puntos de los 11 disputados hasta el momento, una demostración de consistencia y de fortaleza junto al equipo Toro Rosso que le sitúan en el Top 10 de la general de pilotos con 30 puntos.

Al bajarse del coche, Carlos no ha podido ocultar su satisfacción por el resultado de hoy:

"Estoy contento. Ha sido una actuación sólida por mi parte y por la del equipo. Es cierto que si sales sexto no quieres acabar octavo, siempre quieres ir hacia delante, pero hoy era casi imposible. Delante de nosotros hemos tenido a los dos Mercedes, los dos Ferrari, los dos Red Bull y un McLaren, así que hemos hecho el 99,9% de lo que hoy podíamos conseguir".

 

Con esta actuación, el español firma su octavo Gran Premio en la zona de puntos de los 11 disputados hasta el momento, una demostración de consistencia y de fortaleza junto al equipo Toro Rosso que le sitúan en el Top 10 de la general de pilotos con 30 puntos

 

"Séptimo hubiera sido el 100% del fin de semana, porque Ferrari estaba en otro planeta, y lo mismo con Red Bull y Mercedes. Pero hemos hecho el 99'9%, porque en la salida tampoco podía hacer mucho desde el lado sucio y la salida tan buena de los McLaren. En carrera, mantener el ritmo de McLaren, ser más rápido que un Williams y un Force India tras tener tantos problemas el viernes… casi no podemos ni creerlo. Y eso que la temperatura no nos ha ayudado hoy, h