Carlos Sainz, sexto en Austin, iguala su mejor clasificación en Fórmula 1

 

Carlos Sainz ha firmado en el Gran Premio de Estados Unidos una de sus mejores carreras como pilotos de Fórmula 1. El piloto madrileño ha visto la bandera a cuadros en la sexta posición, con lo que ha igualado su mejor resultado hasta ahora en la categoría reina y suma ocho puntos más en el Mundial que consolidan su duodécima posición en el Mundial 2016.

Con un cielo completamente despejado, Carlos ha salido sin problemas desde la décima posición, y se ha situado en la zona central de la pista para negociar la crítica curva 1. Allí ha ganado dos posiciones, tras evitar el choque de Valtteri Bottas con Nico Hülkenberg y con una defensa fuerte frente al McLaren de Fernando Alonso, con el que volvería a encontrarse al final de la carrera.

En las primeras vueltas ha resistido a distancia de DRS de Felipe Massa, y no ha perdido más de dos segundos frente al brasileño hasta que ha empezado el primer turno de paradas en boxes. Carlos ha aguantado hasta la vuelta 12 en pista, y tras el cambio de gomas –ha quitado los superblandos para montar blandos– ha salido de nuevo detrás de Felipe Massa, pero también por detrás de Marcus Ericsson, que todavía no se había detenido en boxes. Esta circunstancia le ha hecho perder tiempo respecto al Willams, concretamente hasta los cinco segundos.

En la vuelta 31, dirección de carrera ha activado el Virtual Safety Car tras el abandono de Max Verstappen, y Carlos ha aprovechado el momento para detenerse inmediatamente en boxes, donde ha montado su segundo juego de neumáticos blandos de la carrera, con los que tendría que llegar hasta el final de la carrera. Gracias a la neutralización provisional, ha podido ganarle la posición a Massa, con lo que se ha situado provisionalmente en la sexta posición.

Desde la vuelta 32, la carrera se ha convertido en una persecución constante en la que Carlos contaba con la ventaja inicial de llevar montados neumáticos blandos frente a los medios de Massa. Sin embargo, y por el mismo motivo, también le esperaba un final de carrera complicadísimo con la degradación. Ha gestionado su ventaja décima a décima y, con el abandono de Kimi Räikkönen, ha escalado hasta el quinto puesto.

La ventaja de velocidad punta y estado de los neumáticos ha permitido a Felipe Massa acercarse a Carlos, aunque el español aprovechaba la parte más virada del circuito para ganar la distancia justa para que el Williams no pudiese adelantarle en la recta trasera aun con la ventaja del DRS. Un problema todavía mayor ha resultado Fernando Alonso, ya que el piloto de McLaren se ha librado primero de Felipe Massa y ha lanzado un ataque fortísimo sobre Carlos en las últimas vueltas. Si consideramos que el madrileño era el piloto más lento en velocidad punta, con 29 kilómetros/hora respecto al piloto más veloz, no es de extrañar que finalmente haya perdido la posición en la batalla con el asturiano, que le ha superado en plena recta.

 

Carlos Sainz en el GP Austin

 

Así, Carlos ha cruzado la línea de meta en una extraordinaria sexta plaza, seis posiciones por delante de su compañero de equipo y con un resultado que iguala su mejor resultado en Fórmula 1, pese al déficit reconocido de su montura en esta recta final del Mundial.

Al bajarse del coche, el piloto español de Toro Rosso estaba exultante con la carrera de hoy: "Soy sexto, pero casi diez carreras después de Barcelona y sin haber desarrollado el coche. Este resultado tiene todavía un poquito más de mérito que aquél. Estoy encantado. Todo ha ido a pedir de boca. Quizá en ese último stint nos la hemos jugado un poco al poner neumáticos blandos, pero no creo que haya cambiado mucho el resultado fi